2020. Año de COVID-19 o Año del Teletrabajo


Si usáramos esa costumbre cubana de asignar nombre a los años, no sabría por cual decidirme para el 2020, entre el Covid-19 o el Teletrabajo. Del virus ya se ha hablado bastante y se seguirá hablando, así que hablaremos de teletrabajo.


Por su definición, “El teletrabajo, o trabajo a distancia, permite trabajar en un lugar diferente a la oficina, mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs), para producir bienes y servicios por cuenta propia o ajena y vender productos y servicios al mundo. Las TICs necesarias para estas tareas son básicamente PC, Internet, celular, teléfono y cámara digital, entre otras. Dentro de Internet se engloba principalmente la navegación web y el correo electrónico. Y, según el caso, blogs, sitios web, software de traducción, mensajería instantánea (chat) y telefonía IP (voIP).”

Como informático llevo muchos años pensando en esta posibilidad, pero tantos años de tradición en una oficina pesan mucho. Desde la Revolución Industrial iniciada en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XVIII, que se pasó de una economía rural basada en la agricultura y el comercio a la creación de la industria, los servicios y posteriormente las líneas de producción y las oficinas, se ha consolidado un modelo “de éxito” basado fundamentalmente en:
- Un sitio físico de trabajo
- Un horario establecido por turnos
- Unas herramientas o medios de trabajo propiedad del estado o del dueño
- Un sistema de trasporte público o privado para desplazamientos desde o hacia casa y el sitio de trabajo
- Red de restaurantes y cafeterías para alimentar millones de empleados fuera de sus casas
- Alquileres/Compras de locales en caso de Oficinas y naves industriales en caso de fábricas
- Servicios básicos de electricidad, agua, teléfono e Internet contratados
- Puesto de trabajo, oficinas y salones de reuniones.
- Vestimenta adecuada, uniformes
- Disciplina laboral

Oficina tradicional
Cuando en 2008 empecé a desarrollar junto a Fernando Torres y Jesus Manuel González la Aplicación PASconcept que se gestiona desde Internet, ya entendía que todo ese sistema establecido podía venirse abajo sino en toda la industria, por lo menos en mi sector y otros que basan su negocio en la prestación de servicios.

Pasaron 12 largos años y la humanidad tuvo que parar su maquinaria e irse nuevamente “a la caverna” para proteger su propia existencia. El Covid-19 cambio para siempre nuestro modo de vivir, sin alternativas ni análisis de pros y contra. De un día para otro, aquellas industrias que pudieron, enviaron a sus trabajadores a casa (la cueva) y organizaron toda su estructura para poder seguir operando y que la ruina no fuera total. Clases a alumnos por videoconferencia, noticieros desde el hogar de los locutores, conciertos de músicos distribuidos geográficamente, políticos dirigiendo mensajes a su público, enfermos y aislados en sus habitaciones, y un gran etc.

Axzes LLC, nuestra pequeña compañía de informática pudo adaptarse en menos de 24 horas.

Recogimos el portátil y seguimos nuestra rutina desde casa. No puedo hablar por los demás, pero para nosotros el “new normal” ha llegado para quedarse:
- Trabajamos desde casa.
- Horario abierto 24 horas.
- Al menos dos horas mas de productividad que antes dedicábamos al transporte.
- Deporte en medio de la jornada, un viejo anhelo.
- Mejor organización de horarios, más trabajo en equipo, sí, aunque parezca increíble.
- Videoconferencias con Zoom entre nuestros empleados, con los clientes y con los equipos de outsourcing con los que colaboramos en varios países.
- Cero gastos de alquiler, gasolina, electricidad, Internet, Agua (o mejor dicho, gastos distribuidos entre todos).
- Almuerzo sano en casita.
- Ropa cómoda, o inclusive pijama para trabajar.
Que no nos vemos, que extrañamos el contacto físico, nada que no podamos superar los fines de semana. El Teletrabajo ha llegado para quedarse, y me duele decirlo, ha sido “gracias al Covid-19”

Fuentes utilizadas: Wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

PASconcept, la aplicación que cambió mi vida

El Programador, un ser incomprendido. La metáfora del bohío.

Facultad de Electrónica “Jesus Olivera Reyes (Popy)"